• A caballo entre una oralidad expansiva que roza el relato con abundantes nexos de enlace y descripciones, y el desparpajo de un lirismo que arroja allí y acá visiones inusitadas, Ruiz Udiel entrega una alegoría: ¿la de un tiempo de asfixia, acechanza, virulencia, castigo? Alguien me ve llorar en un sueño, traza la crónica de un estado de pérdida a velocidad del video-clip, enfocando con una pluma-lente la continua transformación de lo orgánico, aquello que es succionado por la nada. Lo espectral y fantasmagórico coagula en los vendajes de la noche repujando un relieve onírico; un mundo de «álguienes» va cercando al personaje, «Andrés»; intentarán comer de sus despojos, rociar su soledad con ácidos y metales fundidos. El desamparo encerrado en un aire de pesadilla, elige sus vecindades: Kafka, Pizarnik, Buñuel. Sueños de bordes oxidados y hormigueros de lava, constituyen la escenografía de este libro, donde la soledad se desgaja en imágenes inquietantes, perturbadoras.

    JORGE BOCCANERA


  • Alguien me ve llorar en un sueño, por Alberto García Teresa, Ariadna-rc (junio/2009)
    Alguien me ve llorar en un sueño, El Ciervo nº 697 (abril/2009)