• Los versos de Miguel Ángel Gara han logrado, aquí, convocar una posibilidad de supervivencia, un camino -nada dulce de recorrer, este libro es un magnífico testimonio de ello- para salvarnos del sinsentido y de la pérdida: respira la promesa de “ya no nacer solos” y también la de “ya no morir solos”. Yo-Tú, las palabras “básicas” de Buber, articuladas en este poema único desde los abismos desconcertados de la escritura poética, logran decodificar -como logran también descosificar- la seca desolación del mundo y, tanto en el medio del desierto como a lo largo de una travesía por mar, de las relaciones humanas.

    ENRIQUE FALCÓN


  • El desierto de agua, por Alberto García-Teresa, culturamas.es (18/01/2010)
    El desierto de agua, Revista El Ciervo nº 698 (mayo/2009)
    El desierto de agua, Revista Quimera nº 305 (abril/2009)