rafamammos_fondo

  • Casas rivales plantea un choque entre la firmeza de las cosas –o de los valores que las inspiran– y la multiplicidad de los sucesos que las perturban: de todo aquello que nos arranca de la certidumbre y la pasividad. Rafael Mammos se sumerge en la realidad y extrae de sus entresijos una sucesión de instantes a los que llama poemas: piezas arrebatadas al flujo inexplicable de ir viviendo, espasmos llenos de aristas en los que descubrimos entrelazados el amor y la confusión, eclosiones –explosiones– de extravíos y hallazgos, que a veces adoptan un rostro enigmático, pero que siempre se revelan firmemente anclados en las casas, en las cosas. Casas, sí, y ventanas, y autopistas, y ángeles: lugares para habitar y para desaparecer, cauces del tránsito y la esperanza, espacios universales ahora visitados por Ovidio y Virgilio, por César y la mandrágora, por Bruto y Horacio. En Casas rivales dialoga el tiempo, y lo cotidiano se permea de sutiles pesquisas sentimentales.

     EDUARDO MOGA

  • Rafa Mammos

     

    Rafael Mammos (Palma de Mallorca, 1982) ha vivido casi toda su vida en Barcelona, pero también ha pasado temporadas en Italia y Estados Unidos. Estudió filología clásica en la Universitat Barcelona, y actualmente elabora una tesis doctoral sobre latín medieval.

    Ha publicado los poemarios Indocilia (Erizo, 2002) y Paisaje con reflejo (Paralelo Sur, 2011), y ha participado en el libro Domicilio de nadie. Antología de la nueva poesía barcelonesa (Isla Negra, 2008). También ha publicado una adaptación de la Odisea(Combel, 2008).

     

  • http://www.revistadeletras.net/casas-rivales-de-rafael-mammos/

     

  • RELIEVE
    Admira el relieve. Una mitología
    lucha en la cara de este hombre.
    Acércate despacio, como inclinándote
    sobre el hilo agónico de una fuente
    pequeña, y escucha el ritmo
    del tambor, el fuego del metal
    contra el metal y en la herida.
    Su cara está al lado de la tuya
    y la guerra sin embargo es lejana.
    Y el cielo que la guarda, constante.
    Míralo hasta entender
    sin que te distraiga su dolor,
    que compartes, o el arco
    de una mueca que no termina.